Paloma Mejía Martí

Suscribete y recibe en tu correo los estrenos, novedades y noticias de Teatro

Lunes, 11 Febrero 2013 13:06

Entrevista a Nelson Dante, protagonista de Cyrano de Bergerac

Escrito por
Valora este artículo
(30 votos)
Nelson Dante Nelson Dante Cyrano de Bergerac

Es una suerte que en una compañía independiente se pueda contar con actores no sólo talentosos, sino también fieles al espíritu escénico, y comprometidos con la historia a descubrir sobre las tablas. Nelson Dante, es claro ejemplo de lealtad artística, compromiso y colaboración más allá del trabajo actoral.

Podemos definir a Nelson Dante, como un actor discreto y camaleónico, dotado de la idoneidad necesaria para cambiar de registro con una habilidad asombrosa, consiguiendo en su trayectoria como actor dar vida a todo tipo de personajes y demostrar una capacidad de comunicación extraordinaria.

Ahora se atreve todos los viernes y sábados en el Teatro Victoria de Madrid, a evocar el espíritu valiente y romántico de Cyrano de Bergerac, poeta legendario, único, que todos conocemos a través de los versos inolvidables de Edmond Rostand.

Cyrano de Bergerac

Fotografías de Juan Caraballo

Tras varios meses en cartelera, continua conquistándonos de una forma exquisita alimentando nuestra curiosidad, y despertando en nosotros la necesidad de saber que hay detrás del personaje, como ha logrado un trabajo artístico tan minucioso y exacto que desencadena la verdad en cada verso y el convencimiento en cada estrofa de que él,  es Cyrano de Bergerac.

Nelson Dante, cada viernes y sábado, en el Teatro Victoria de Madrid, habita  tras la nariz superlativa de Cyrano de Bergerac. Hoy, retiramos su máscara para lograr conocer un poco más al “artista” y a la “persona”.

Cyrano de Bergerac

¿Qué se siente, al encarnar un alma como la de Cyrano de Bergerac, cargada de energía y honor? y ¿Qué es lo que más te atrae de él?

Interpretar el papel de Cyrano es un regalo para cualquier actor. Meterse en la piel de un personaje tan maravilloso no puede si no provocar un inmenso honor y una alegría inconmensurable. Siempre he sido un gran admirador de esta obra, y representarla hoy cada fin de semana es un deseo cumplido que hace que me sienta honrado y agradecido cada vez que salgo a escena.

El protagonista de Rostand posee todas las características de un héroe clásico. Tanto las dadas por el puñado de tradiciones comunes que ignoran la línea que separa el hecho histórico del mito, como aquellas reflejadas en los más altos valores de humanidad que definen al personaje de Cyrano. En fin, un héroe en toda regla.

Y ¿quién no ha deseado alguna vez en la vida transformarse en héroe? Personaje hoy tan necesario para los tiempos que corren.

 

¿Cuáles fueron las principales dificultades con las que te enfrentaste al llevar a cabo la construcción del personaje de Cyrano? Y al mismo tiempo ¿Cuáles han sido las ventajas de tal reto?

Creo que cuando uno se enfrenta al reto de abordar un personaje como Cyrano, las dificultades y las ventajas se aúnan inexorablemente.
En este caso, el hecho de contar una historia en verso (alejandrino), algo que no es muy usual en la actualidad, intentando respetar la esencia de la obra y mantener la veracidad e intensidad de cada escena, enmarcándola a mediados del siglo XVII recreando la Francia de Moliére con sus particulares matices son los desafíos que requieren de más cuidado y atención, puesto que Cyrano es un personaje lleno de detalles y muy comprometido con su tiempo.

Por lo que trabajar todo esto en la creación de este personaje tan singular implica una especial dedicación a este proceso; y esto no hace más que enriquecer y dar sentido al trabajo de actor, lo que al fin del día te llena de satisfacción.

 

Nelson Dante, protagonista de Cyrano de Bergerac

Cyrano de Bergerac se caracteriza por ser uno de los personajes más conocidos, respetados y queridos de la literatura francesa, ¿qué es lo que más te acerca a él y lo que más te diferencia de él? ¿Pesa la responsabilidad del gran espadachín?

Es natural, casi para cualquier persona, encontrar algún punto de empatía con el personaje de Cyrano. Su personalidad magnética, cambiante, extremista si se quiere, dotada de humor y dramatismo conviviendo al tiempo, junto a sus valores férreos y una ternura ingenua y caprichosa, sin olvidar su fuerte determinación solo equiparable a sus miedos e inseguridades hacen de Cyrano un personaje infinito.

Es como si vivieran muchas personas dentro de una sola, por lo que puede resultar un personaje muy cercano para cualquiera en algún momento de la historia.

En lo que a mí respecta, compartimos algunas cosas como la escritura, la música, muchos de sus valores humanos, la emocionalidad a veces desmedida, una notable propensión a la rebeldía contra la autoridad sin sentido, ciertos exabruptos repentinos, y algún que otro miedito (para no faltar a la verdad).   Las diferencias están dadas, en su mayoría, por la época y porque yo casi nunca salgo a la calle con capa y florete.

Hablando de la responsabilidad que conlleva encarnar un personaje de esta envergadura, confieso que a pesar del orgullo y la alegría que me produce, no puedo evitar pensar en esto como un arma de doble filo.

Al ser Cyrano un personaje tan conocido y querido de la literatura universal juegas con la ventaja de lograr fácilmente una comunión con el público; pero es, de igual manera, muy fácil defraudarlo.
Y por otro lado, lo que considero aún más importante, la responsabilidad de dar vida al espíritu noble de Cyrano (y por supuesto cuando digo noble, nada más lejos que referirme a oprobiosos títulos), intentando que esa llama se propague y contagie al espectador para que todos recordemos lo bien que nos vendría recuperar estos valores en la realidad actual en la que vivimos. Seguro cambiarían muchas cosas.

 

¿Cómo logras cada noche dar vida al héroe como si fuera la primera vez? y ¿Cómo consigues transmitir su esencia y honor una vez más sin perder la ilusión con la dificultad añadida del verso alejandrino?

Bueno, no sé si logro hacerlo cada noche como si fuera la primera vez. Desde luego me gustaría pensar que sí. Pero no me corresponde a mí esa apreciación. Lo que sí puedo afirmar es que cada función intento dar lo mejor de mí y mejorar, en lo posible.  Soy muy exigente y, sobre todo, conmigo mismo.

La segunda parte de la pregunta es mucho más fácil de responder:  el día que pierda la ilusión me dedico a otra cosa.

 

Nelson Dante, protagonista de Cyrano de Bergerac

Comenzaste a trabajar como actor, hace ya tres años con Paloma Mejía, primero en la versión y adaptación de Los Miserables de Víctor Hugo, ahora vuelves a colaborar con ella en su atrevida versión de Cyrano de Bergerac y a su vez, también trabajas como director musical y compositor de sus obras ¿Qué es lo que te impulsa a seguir luchando a su lado?

Admiro y respeto el trabajo de Paloma.
Considero que es una directora con mucho talento y una vocación a toda prueba. Adora lo que hace y lo demuestra en cada detalle. Compartimos una visión artística y disfruto de cada proyecto al que me invita a participar.

Pero debo aclarar que el término ‘luchar’ es desacertado para referirse a nuestra colaboración artística. Porque nos gusta lo que hacemos y las dificultades son solo una parte predestinada a desaparecer antes de que suba el telón. ¨Si titiriteamos, que no se noten los hilos¨. Al fin y al cabo, trabajamos con la ilusión.

 

Eres un creativo, cuya carrera se ha desarrollado en números ámbitos artísticos, actor, cantante, músico y bailarín, desde muy joven te has entregado a un cien por cien al trabajo noble de las emociones y has colaborado con tu talento en cine, televisión y teatro ¿Crees que te queda algo por aprender? Y ¿Cómo consigues compaginar todos los proyectos actorales en los que estas colaborando actualmente con la música y la danza?


Si queda algo por aprender…   Esta es una de esas preguntas en las que uno podría adentrarse peligrosamente en el ocioso ejercicio de filosofar interminablemente. ¿Y con qué objeto? Me vienen a la mente respuestas nuevas y viejas, frases hechas, ilustres y populares, y un etcétera muy largo.  Yo diré simplemente, ocupándome menos de la vergüenza y la compresión que de la verdad, que soy un ignorante.

Lo que respecta a compaginar los proyectos en los que estoy involucrado carece de misterio. Es lo que hago, lo que soy.  Para mí, ser artista no es un don ni una condición y mucho menos un título; es, en el sentido más amplio de la palabra y con todo lo que conlleva, inevitable.

 

Si de ti dependiera la asistencia del público y tuvieras que convencerles porque tienen que ir a conocer vuestro montaje de Cyrano de Bergerac, ¿cuáles serían tus argumentos?

Se me ocurren dos.

Uno:  Es un montaje muy original de una de las mejores piezas del teatro clásico. Una buena oportunidad para redescubrir esta obra con una visión nueva y fresca que combina, con muy buen gusto, todo el esplendor del teatro clásico en verso con una puesta en escena moderna y dinámica.

Y el otro: “Vengan a vernos, que está bueniiiiisimo!!!”.

 

Nelson Dante, protagonista de Cyrano de Bergerac

En el contexto de la crisis actual, el teatro está sufriendo muchas dificultades ¿Cuál es tu visión sobre el panorama actual de las artes escénicas? ¿Qué aportación crees que hace Paloma Mejía con sus puestas en escena?

“Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho”  ( Artículo 44 de la Constitución Española ).
Aquí algo esta fallando, no?

Es vergonzoso y triste ver como el arte y la cultura son siempre de los primeros perjudicados en situaciones como la que atravesamos actualmente. Pienso… ¡Qué escenario tan desolador, un mundo ignorante y sin expresión! Sería como resignarse a perdurar en el tiempo. No creo que sea mucho pedir un escenario digno sobre el cual podamos nosotros poner el resto y sentirnos vivos.

Mientras tanto, los artistas tenemos la responsabilidad de seguir generando y fomentando la expresión artística y cultural; lo que exige, dadas las circunstancias, encontrar nuevos caminos y formas de hacer las cosas. De esto nacerá, seguramente, una vanguardia artística que propondrá nuevos derroteros en el horizonte del panorama cultural y artístico en España.

Paloma, junto a otros muchos artistas, sigue generando a pesar de las dificultades con las mismas ganas y dedicación de siempre; y en cada uno de sus montajes se refeja su perfil de trabajadora incansable y talentosa. Este es su aporte a esta vanguardia artística y cultural que promete no solo no desaparecer si no hacerse cada vez más fuerte.

Nelson Dante, protagonista de Cyrano de Bergerac

Y para terminar, ¿quisieras comentar alguna cuestión que quizá se haya quedado olvidada en un rincón del papel?


Creo que uno nunca debería dejar pasar la oportunidad de agradecer. Así que…    A Paloma, por haber confiado en mí para este y otros proyectos (un placer compartir y ser parte), A mis compañeros de elenco que son un grupo de grandes actores y personas (vamos los compis!), Al público que nos sigue apoyando y comparte con nosotros cada función la magia del teatro y A todos los artistas que siguen trabajando para que la realidad no se convierta en un desierto estéril y solitario…

A todos, gracias!

Visto 8481 veces
Compañía de Teatro Paloma Mejía

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.