Paloma Mejía Martí
Sábado, 16 Enero 2016 20:26

El día que creí dejar la danza

Ese día… me olvide del alma, me olvide de mí. Perdí el sentido común y la razón. Comencé a desaparecer, dejé de existir para deambular por las calles del ruido y por esa extraña sensación de vacío que no se aprecia desde los ojos de quien te mira, sino desde dentro, desde ese abismo inmenso en el que ya no habita la música natural de la respiración.

Sábado, 16 Enero 2016 20:24

Si sé

Sé, entiendo y muero.
Atrás no, aprendo y sufro.

Ayer creí que... pero no.

Sé, entiendo y no puedo.
Atrás no, aprendo y muero.

Hoy creo que... pero no.

Sé, entiendo pero no.
Atrás no, aprendo pero no.

Mañana creeré que... pero no.
No puedo, sufro y muero.

Martes, 28 Julio 2015 22:36

Ni puñetera idea

Tras mucho sufrir por una derrota más que evidente, ahora toca transformar el sabor amargo del perdedor, en otro episodio pasado que hay que tratar de olvidar como se pueda.

Cuando uno lucha hasta el final, gane o pierda, merece una medalla y las medallas aunque no sirvan para nada, decoran un trocito del alma y ocultan las cicatrices de guerra como esos marcos desgastados en esas paredes llenas de lamparones.

Viernes, 26 Junio 2015 23:47

Marcel Marceau (1923 – 2007)

Marcel Marceau, uno de los mejores mimos de la historia de la pantomima. Su gran referente, el increíble e inolvidable, Charles Chaplin.

Marcel Marceau, uno de los mejores mimos de la historia de la pantomima. Su gran referente, el increíble e inolvidable, Charles Chaplin.

Completamente idiota, sin sentido, sin medida y estúpido. Es increible, llevaba años escaqueándome de eso que llaman... ¿Cómo era?... ¡Si hombre! Eso que te hace sentir mariposas en el estomago y cuando pasan de ti se convierten en polillas muertas... lo que nos vuelve ciegos, sordos y en mi caso lamentablemente parlanchín... cómo era... ¡Ya lo tengo! ¡Amor!

"Yo", payaso despojado de alma, con la nariz roja arrancada de cuajo y "desposeído de todo maquillaje", me coloqué frente al feroz espejo de la realidad, allí pude observar al actor desnudo que sostenía en sus temblorosas manos un lamentable universo lleno de melancolías.

En ese mismo instante el silencio se hizo dueño absoluto de las circunstancias, de los lamentos y de la sensación de vacío que al tomar conciencia de "la nada" inevitable agudizaba sin piedad la pérdida.

Jueves, 16 Abril 2015 21:41

Desde el personaje soy capaz de todo

De dentro a fuera trabajo siempre con empeño y tesón desmesurado, me obsesiona el fondo y dejo que el resultado sea la verdad.

Aquí estoy de nuevo, tras meses y meses de ausencia. No por falta de ganas... miento. Por falta de ganas. No puedo volver a escribir mis pensamientos, mintiendo entre palabras.

Página 1 de 5